Revista El Faro

El Faro No. 60

Estamos iniciando un nuevo año y todos tenemos expectativas sobre los eventos que van a suceder; el 2020 fue año muy diferente a todos los que habíamos vivido anteriormente, ahora nos enfrentamos a una nueva normalidad, como se le ha llamado a la transformación de la sociedad, debido a la pandemia del Covid 19 y al manejo de la población mundial, por los diferentes gobiernos para proteger a su gente...



Revista No. 59

A lo largo de la Biblia, podemos ver que Dios comisionó a muchos hombres para cumplir un trabajo determinado; como es el caso de Jeremías, a quien Dios conoció antes que lo formara en el seno materno y antes que naciera lo consagró y lo puso por profeta a las naciones; él respondió a Dios, que no sabía hablar porque era joven y el Señor le dijo: No digas soy joven, porque adondequiera que te envíe, irás y todo lo que te mande, dirás.  Entonces extendió el Señor su mano y tocó su boca. Y el Señor le dijo: He aquí, he puesto mis palabras en tu boca (Jeremías 1:5-10)...


Revista No. 58

El apóstol Pablo en su carta a los corintios, nos expresa la importancia de las cosas espirituales, dentro del contexto de la iglesia de Cristo y nos advierte sobre la necesidad que tenemos de no ser ignorantes a ese respecto (1 Corintios 12:1).  Si Pablo, nos recalca sobre este punto, es porque debemos ponerle mucha atención a lo espiritual, recordemos lo dicho por el proverbio: Faltando la profecía, será disipado el pueblo; pero bienaventurado será el que guardare la ley (Oro Proverbios 29:18)...



Revista No. 57

Durante los primeros meses del año 2020, la humanidad ha pasado por tiempos muy angustiosos debido a la pandemia del Coronavirus, aunque no es la primera vez que sucede algo así, ya que, a lo largo de la historia, ha habido pandemias como la de la Viruela, que afectó al hombre al menos por diez mil años; el Sarampión, que acabó con la vida de al menos doscientos millones de personas....



El Faro No.56

La Biblia nos indica que cuando Dios formó al hombre, tomó polvo de la tierra, sopló en su nariz aliento de vida y fue el hombre un ser viviente (Génesis 2:7).  Como podemos ver, la tierra fue el vientre del que surgió el primer Adán (Adám, hombre; de adamáh, tierra), como dice el salmista: No estaba oculto de ti mi cuerpo, cuando en secreto fui formado y entretejido en las profundidades de la tierra.